Banners tamaño grande-02
Informe Semanal de los Mercados

“Up on the downs”*

  • Se favorece la inversión en acciones del Reino Unido: 
    • Entre los líderes en vacunación contra el covid-19
    • Amplia liquidez y tasas de interés bajas, sin inflación
    • Se despejó incertidumbre del Brexit
    • Mercado bursátil aún rezagado con positivas perspectivas  
    • Alto dividend yield  
  • Riesgos: Rebrote de covid-19 con nueva cepa

 

La fuerza de la segunda ola

Hacia finales del 2020, Reino Unido experimentó un aumento de casos que creció de manera exponencial, con cifras récord, lo cual fue en parte producto de la nueva cepa variante del covid-19, notificada a mediados de diciembre, que, según análisis, es 70% más contagiosa, aunque no más severa. Por lo anterior, el gobierno debió tomar medidas más estrictas en noviembre pasado para restringir el movimiento en las ciudades, estableciendo un tercer confinamiento estricto hasta marzo.

Asimismo, la nueva cepa junto al alza de contagios ha sido el detonante para implementar la inoculación de la población de forma temprana, lo que hace que a la fecha 15 millones de personas ya estén vacunadas, y se sitúe tercero dentro del ranking de países que más dosis han administrado por cada 100 personas. Esto genera positivas expectativas a mediano plazo, que, junto a la meta propuesta por autoridades de vacunar a 2 millones de personas por semana, implicaría una pronta vuelta a la normalidad.

Como consecuencia de la pandemia, el PIB cayó 11% en el 2020, y frente al nuevo confinamiento, las previsiones muestran una contracción para el primer trimestre de -2.5% q/q y -9.5% anualizado. Ello refleja una moderación en comparación a la caída de 20% del PIB en el segundo trimestre del 2020, ya que la economía se ha adaptado a producir en ambiente de pandemia. Para enero de 2021 se prevé que el PIB se sitúe 13% por debajo del nivel pre-pandémico. No obstante, un éxito en la implementación de la vacuna proyecta un aumento del PIB a 5.9% este año.

A pesar de una desaceleración prevista para el primer trimestre de 2021, las autoridades están comprometidas con la reactivación económica. Se han implementado estímulos fiscales por más de 30% del PIB (incluyendo líneas de crédito con garantía estatal por £340.3 mil millones) para apoyar al mercado laboral (el desempleo está en 5%). No obstante, por adaptarse al cambio digital, el comercio retail ya comenzó a recuperarse, registrando en las ventas vía ecommerce un incremento de 80% anual en diciembre pasado, en contraste con una baja en el comercio presencial de 12% al mismo período.

El Banco de Inglaterra mantiene la tasa de interés de referencia en el mínimo histórico de 0.10%, y no se descarta un nuevo recorte. Asimismo, para mantener bajos los costos de financiamiento, se espera que aumente el plan de compra de activos o quantitative easing, como ya se hizo en noviembre (£150 mil millones), lo que incrementaría las compras de activos a la fecha, que ya totalizan £875 mil millones (equivalente a ~40% del PIB).

En este sentido, a pesar de la paralización por la pandemia, todavía hay espacio para seguir inyectando liquidez por parte de la autoridad, dada la ausencia de presiones inflacionarias. La última variación anual a enero registró 0.7%, aumentando levemente frente a diciembre. Esto configura un escenario más benigno para los próximos 6 a 12 meses, ya que los PMI’s manufacturero y de servicios, muestran alzas en diciembre, situándose el primero cerca de los 55 pts.-podría asociarse al Brexit-, mientras que el segundo se mantiene en terreno neutral, en respuesta al confinamiento. Los 50 puntos son la frontera entre terreno de expansión y contracción económica.

Por el lado político, este año comenzó a regir el Brexit, el cual logró ser menos “duro” para el país, puesto que permite que no se instauren aranceles y cuotas a productos transados en la frontera, comercio que a 2019 cubrió un valor estimado de USD 91 mil millones. Sin embargo, es de esperar que el nuevo marco comercial aumente la burocracia, regulaciones y/o costos en general, aunque se prevé que se siga avanzando en acuerdos respecto de temas que minimicen los efectos negativos para ambas partes.

En este contexto, desde 2008, las exportaciones del Reino Unido a la zona euro han crecido a un 1% anual en comparación con el 6% del resto del mundo. De ahí que las autoridades británicas esperan que se refuerce el posicionamiento global del Reino Unido (ya se han firmado 60 acuerdos comerciales), lo que mejoraría los márgenes de exportadores e importadores que transen productos fuera de la Zona Euro.

Otro de los aspectos claves que determinó el acuerdo, es que desde el 1 de enero los servicios financieros nacionales ven limitado su acceso al mercado de la Unión Europea. El nuevo acceso se negociará fuera del pacto comercial y se puso como fecha límite marzo de este año para tener un memorando de entendimiento.

Mercado accionario

Las acciones inglesas, que representan un 3.8% de las globales, registran un desempeño más bajo relativo a las acciones europeas y globales en el último tiempo, brecha que se amplió más aun en 2020. Los principales factores que dan cuenta de esta diferencia son la incertidumbre generada por el Brexit -cuyo desenlace les dio un impulso hacia fines de año- y la composición sectorial de su índice -que tiene mayor exposición a los sectores energético, financiero y de materiales, y menor a tecnología-. De ahí que la rotación hacia acciones rezagadas también da soporte a esta subclase de activo.

La composición del FTSE 100 explica el pobre desempeño reciente, al estar diversificado entre sectores que fueron “perdedores” durante 2020, como el financiero, consumo y energía. Pero, dado el programa de inoculación del país y las perspectivas de una reactivación económica global, se espera que sigan su trayecto de recuperación.

Tras una caída cercana a 35% en las utilidades, el consenso de mercado (Citi, Factset) espera una recuperación de esa magnitud para este 2021. A pesar de que las valorizaciones se han encarecido, al igual que en el resto de los mercados desarrollados, en términos relativos, Reino Unido presenta valorizaciones más atractivas que sus pares, en términos de precio/utilidad esperada (14.5x), precio/valor libro (1.6x) y dividend yield (3.7%), siendo este último uno de los más altos del mundo, lo que es favorable en un mundo de tasas de interés bajas por un tiempo prolongado. Los múltiplos anteriores se comparan respectivamente con 22.7x, 20x y 1.5% de las acciones estadounidenses.

Dentro de los subsectores que más ponderan el mercado inglés, en los que se han revisado al alza en el crecimiento de sus utilidades para este año son el energético -petróleo y gas-, consumo, materiales -metales y minerales-, y el financiero -bancos y aseguradoras-. Siendo el primero aquél con valoraciones más atractivas producto de su caída en 2020, mientras que, los últimos dos normalizaron sus valoraciones luego del rally en value. Por otro lado, el sector farmacéutico e inmobiliario lucen baratos, pero se revisaron a la baja en sus utilidades, el primero por ser contrario a la rotación cíclica, y el segundo por el aumento en el desempleo y las restricciones, además del término de la exención tributaria para compras de viviendas.

Con respecto flujos, las acciones británicas han recibido en los últimos 3 meses entradas netas por 9% de los activos administrados (AUM por su sigla en inglés), haciendo crecer a 10% del AUM los flujos a 12 meses.

*Arriba en las bajadas. Frase utilizada en inglés británico para decir que va a subir una colina.

Ver Informe completo

 

 

Las opiniones contenidas en el presente informe no deben considerarse como una oferta o una solicitud de compra o de venta, de suscripción o rescate, de aporte o retiro de ningún tipo de valores, sino que se publican con un propósito meramente informativo para nuestros clientes. Las proyecciones y estimaciones que se presentan han sido elaboradas por nuestro equipo de trabajo, apoyado en las mejores herramientas disponibles, no obstante, esto no garantiza que ellas se cumplan. La información contenida en este informe no corresponde a objetivos de inversión específicos, situación financiera o necesidades particulares de ningún receptor del mismo. Antes de realizar cualquier transacción de valores, los inversionistas deberán informarse sobre las condiciones de la operación, así como de los derechos, riesgos y responsabilidades implícitos en ella, por lo cual las sociedades de Compass Group y/o personas relacionadas (“Compass Group”), no asumen responsabilidad alguna, ya sea directa o indirecta, derivada del uso de las opiniones contenidas en este informe. Cualquier opinión expresada en este material, está sujeta a cambios sin previo aviso de Compass Group, quienes no asumen la obligación de actualizar la información contenida en él. Compass Group, sus personas relacionadas, ejecutivos u otros empleados, podrán hacer comentarios de mercado, orales o escritos, o transacciones que reflejen una opinión distinta a aquéllas expresadas en el presente informe.