Material Daily
Informe Semanal de los Mercados

“H2O”

  • Alto potencial de crecimiento para las compañías enfocadas en suministro e infraestructura por la necesidad global de mejorar la eficiencia operacional para satisfacer la creciente demanda
  • En general es un sector regulado dependiente no sólo de la inversión privada, sino de la de los gobiernos
  • Es un mercado en desarrollo con una cantidad de vehículos de inversión acotada y diverso en términos de sub-sectores

La demanda de agua está aumentando producto del crecimiento de la población, cambios en la alimentación, industrialización, urbanización, etc. Asimismo, las condiciones climáticas actuales, con alteraciones en las temperaturas y fenómenos climatológicos más agudos, ejercen una creciente presión sobre los recursos hídricos.

El agua -esencial en procesos vitales e industriales- se ha convertido en un recurso escaso. Las principales industrias dependen del suministro de agua limpia como un componente central de su producción.

El desafío es significativo tanto para economías desarrolladas como emergentes. La gran mayoría de la población en países emergentes se ve afectada por la escasez de agua y aún se carece de acceso adecuado al suministro de agua potable y servicios de alcantarillado en muchos casos. Además, en muchas zonas donde existe una alta concentración de actividad industrial y manufacturera, la población convive con aguas residuales que se vierten sin tratamiento a ríos o lagos, lo que aumenta los niveles de la ya alta contaminación del agua.

Hay grandes diferencias entre los países con respecto al control y regulación del uso de agua. Por ejemplo, en el Reino Unido y Gales, las empresas relacionadas al suministro y tratamiento de aguas están privatizadas, mientras que en EE.UU. están en su mayoría controladas por organismos estatales. En Europa variadas agencias gubernamentales rigen las normas medioambientales dictadas por la Unión Europea (UE) y son entidades públicas las encargadas del suministro y tratamiento de las aguas.

El mercado del agua tiene un tamaño de entre USD 500 y 600 miles de millones según estimaciones de UBS e incluye varios sub-sectores, cada uno de los cuales depende de diferentes factores. Los principales actores en el mercado del agua son las empresas de servicios públicos e industriales que se enfocan en productos y procesos diseñados para conservar y purificar el agua.

Los cambios climáticos afectan especialmente a los recursos hídricos y la calidad del agua. Esto ha reducido el volumen de agua disponible e influye directamente en el costo del suministro de agua por parte de las empresas de servicios públicos. El gran desafío para estas empresas es mejorar la eficiencia en sus operaciones con tal de que el alza en los costos de operación y mantenimiento no se traspase hacia los consumidores, lo que en ocasiones tampoco es posible cuando se trata de un país en que el sector es regulado.

Las empresas de suministro y tratamiento de aguas tienen la necesidad de invertir para renovar infraestructura obsoleta y deteriorada, que genera pérdidas de agua a través de tuberías en mal estado y filtraciones en los procesos. Las brechas para alcanzar las inversiones optimas aún son significativas, a pesar de que en EE.UU. los gobiernos locales han aumentado la inversión en la industria en las últimas décadas. No obstante, con el reciente apoyo de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. a través de la Ley de Recuperación y Reinversiones, se espera que disminuya la brecha de inversión en los próximos años.

El déficit de inversiones en la industria ha afectado a la red de agua potable en EE.UU., la cual está bajo presión dado el aumento de la población y la industrialización. La falta de infraestructura adecuada puede llegar a tener efectos considerables en el crecimiento en el largo plazo.

Una de las soluciones que ha surgido para enmendar el déficit de agua potable alrededor del mundo es la desalinización, la cual consiste en eliminar la sal del agua de mar. Según la Asociación Internacional de Desalinización (IDA por sus siglas en inglés), actualmente existen más de 20,000 plantas desalinizadoras, las cuales satisfacen sólo entre el 3% y 4% de la necesidad de agua potable a nivel mundial.

El gran impedimento de esta tecnología es el alto gasto energético que implica, razón por la cual las mayores plantas se encuentran en países ricos en recursos petroleros y escasez de agua como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes. Latinoamérica tiene un gran potencial de desarrollar esta industria, con Chile teniendo la mayor capacidad de desalinización de la región de la mano de la minería que se ubica principalmente en la desértica zona norte del país. Por otra parte, España lidera esta industria en Europa, con más de 900 plantas en las zonas costeras del Mediterráneo.

A pesar de lo costoso del proceso, el desarrollo tecnológico ha reducido en un tercio la energía que se requería hace 30 años para desalinizar el agua de mar y se prevé que seguirá disminuyendo en el tiempo. Cabe mencionar que la generación residual de salmuera resultante del proceso de desalinización es un efecto secundario adverso de este proceso que queda aún por abordar.
¿Oportunidad de Inversión?

La escasez de agua puede llegar a ser disruptiva y generar cuantiosas pérdidas económicas, y las alteraciones del clima podrían intensificarse con el tiempo.

Esto crea la necesidad ineludible de la gestión eficiente de los recursos hídricos, como la industria de tratamiento y reciclaje del agua. Las perspectivas de crecimiento de este sub-sector son auspiciosas dado que requiere de inversiones que reduzcan y cierren, eventualmente, las brechas de infraestructura.

Las valorizaciones de los activos del sector (ver detalle en Feet on H20) están actualmente por encima de las del mercado (en la mayoría de los casos).

Se destaca que el ETF First Trust Water (FIW) registra consistentemente un retorno mayor al del S&P 500. Este ETF replica el ISE Clean Edge Water Index, que es un índice compuesto por compañías listadas en el Nasdaq y la Bolsa de Nueva York con una capitalización de mercado de alrededor de USD 100 millones y un volumen de transacciones promedio diario de alrededor de USD 500,000.

 

Ver Informe completo

 

 

Las opiniones contenidas en el presente informe no deben considerarse como una oferta o una solicitud de compra o de venta, de suscripción o rescate, de aporte o retiro de ningún tipo de valores, sino que se publican con un propósito meramente informativo para nuestros clientes. Las proyecciones y estimaciones que se presentan han sido elaboradas por nuestro equipo de trabajo, apoyado en las mejores herramientas disponibles, no obstante, esto no garantiza que ellas se cumplan. La información contenida en este informe no corresponde a objetivos de inversión específicos, situación financiera o necesidades particulares de ningún receptor del mismo. Antes de realizar cualquier transacción de valores, los inversionistas deberán informarse sobre las condiciones de la operación, así como de los derechos, riesgos y responsabilidades implícitos en ella, por lo cual las sociedades de Compass Group y/o personas relacionadas (“Compass Group”), no asumen responsabilidad alguna, ya sea directa o indirecta, derivada del uso de las opiniones contenidas en este informe. Cualquier opinión expresada en este material, está sujeta a cambios sin previo aviso de Compass Group, quienes no asumen la obligación de actualizar la información contenida en él. Compass Group, sus personas relacionadas, ejecutivos u otros empleados, podrán hacer comentarios de mercado, orales o escritos, o transacciones que reflejen una opinión distinta a aquéllas expresadas en el presente informe.