Material Daily
Informe Semanal de los Mercados

“Brextension”

Estamos aquí otra vez, en el día en que debía realizarse el Brexit, el cual nuevamente fue pospuesto apenas días antes de que llegase la fecha límite de salida.

La historia del divorcio ha sido larga y con varios capítulos. Comienza con David Cameron en 2016 convocando un referéndum para someter a votación ciudadana la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Referéndum que había sido una promesa de campaña electoral y al cual daba poca posibilidad de realizarse –mucho menos de aprobarse-. Su error de política terminó costándole el cargo, además de ser catalogado como “uno de los grandes destructores de la época moderna”- en palabras de Jean-Claude Junker, presidente de la Comisión Europea.

Luego de la votación de junio de 2016 se activó el artículo 50 del tratado de Lisboa para dar inicio al proceso de salida, quedando la fecha fijada para el 29 de marzo de 2019. Durante los dos años posteriores a la activación del artículo, Theresa May, la primer ministro que sustituyó a Cameron, estuvo a cargo de liderar las negociaciones con la UE para lograr el acuerdo de divorcio mejor posible para los británicos. Sin embargo, cuando obtuvo la propuesta a fines del 2018 los parlamentarios ingleses rechazaron el acuerdo e incluso se llamó a un voto de no confianza en su gestión, el cual fue rechazado por un margen muy estrecho y casi le cuesta el liderazgo del gobierno.

Finalmente llegó el año de la salida y ante la falta de consenso entre los miembros del parlamento inglés – más una larga lista de votaciones, tanto del acuerdo en sí como de enmiendas para modificarlo -, Theresa May ha debido pedir dos prórrogas a la UE. La primera postergó la salida desde el 29 de marzo al 12 de abril; la más reciente, desde el 12 de abril hasta el 31 de octubre de 2019.

Este nuevo aplazamiento obliga al Reino Unido a participar en las próximas elecciones al Parlamento Europeo si es que en la Cámara de los Comunes no se ratifica el acuerdo de retirada presentado por May antes del 22 de mayo. De no llegar a acuerdo, los británicos deberán votar en las elecciones europeas y los miembros escogidos deberán dejar sus cargos cuando se cumpla el plazo el 31 de octubre.

Los mercados han tenido poca reacción a esta nueva prórroga, que ya se daba por hecha. La libra esterlina y el FSTE inglés han tenido variaciones marginales esta semana, cotizando atentos a cómo continuaran los siguientes capítulos. Con la extensión de la fecha de salida hasta fines de octubre se elimina el riesgo de un Brexit sin acuerdo y caótico, y se abre espacio para que se evalúen alternativas como un Brexit al estilo noruego (que permite al país continuar en la unión aduanera), que se negocien nuevos tratados de libre comercio entre el Reino Unido y la Zona Euro o incluso que se adelanten las elecciones generales o se convoque un segundo referéndum.

 

Ver Informe completo

 

 

Las opiniones contenidas en el presente informe no deben considerarse como una oferta o una solicitud de compra o de venta, de suscripción o rescate, de aporte o retiro de ningún tipo de valores, sino que se publican con un propósito meramente informativo para nuestros clientes. Las proyecciones y estimaciones que se presentan han sido elaboradas por nuestro equipo de trabajo, apoyado en las mejores herramientas disponibles, no obstante, esto no garantiza que ellas se cumplan. La información contenida en este informe no corresponde a objetivos de inversión específicos, situación financiera o necesidades particulares de ningún receptor del mismo. Antes de realizar cualquier transacción de valores, los inversionistas deberán informarse sobre las condiciones de la operación, así como de los derechos, riesgos y responsabilidades implícitos en ella, por lo cual las sociedades de Compass Group y/o personas relacionadas (“Compass Group”), no asumen responsabilidad alguna, ya sea directa o indirecta, derivada del uso de las opiniones contenidas en este informe. Cualquier opinión expresada en este material, está sujeta a cambios sin previo aviso de Compass Group, quienes no asumen la obligación de actualizar la información contenida en él. Compass Group, sus personas relacionadas, ejecutivos u otros empleados, podrán hacer comentarios de mercado, orales o escritos, o transacciones que reflejen una opinión distinta a aquéllas expresadas en el presente informe.