Material Daily
Informe Semanal de los Mercados

“Partió el dos mil veinte… sea o no el comienzo de la década”

 

En la versión del mes pasado de las Conclusiones del TAACo Global publicamos el Outlook 2020 de Compass Group. Éste se resume, primero, en que el mundo atraviesa por un rebalanceo y adaptación en todo ámbito y aún queda camino por recorrer para llegar a nuevos equilibrios. Segundo, esperamos un crecimiento económico global estable -aunque bajo- con recuperaciones marginales de ciertas regiones, que las tasas de interés (y la inflación) se mantengan bajas y que sigan dándose de una u otra forma manifestaciones de la rivalidad entre China y Estados Unidos. Finalmente, en cuanto al calendario de eventos y su potencial impacto en los mercados, las elecciones presidenciales estadounidenses son un factor clave.

El comienzo del año, a pesar de llevar pocos días, ha estado repleto de eventos y señales, que hasta el momento han dado soporte a los precios de los activos de riesgo. Por el flanco de las relaciones entre China y Estados Unidos, ambos países mantienen una postura menos agresiva, con un proceso de transición hacia la fase 1 de un acuerdo que antes de firmarse sentó las bases de un escenario en que la guerra comercial no escalará más allá de donde ha llegado. Y el hecho más decidor fue que no se ejecutaron las alzas de tarifas programadas para mediados de diciembre pasado.

Por otro lado, el bombardeo dirigido de Estados Unidos que asesinó al poderoso dirigente paramilitar iraní Qasem Soleimani, dejó al mundo perplejo por las consecuencias que podía traer. Sin embargo, a una semana de ocurrido, una represalia prácticamente inofensiva de parte de Irán a una base estadounidense en Irak, el no pronunciamiento de países aliados de ambos lados y un precio del petróleo que cayó todo lo que llegó a subir (en torno a 5%), ha hecho que los mercados se “sacudieran” rápidamente de este incidente.

Queda mucho de enero por transcurrir y más aún de 2020; no obstante, para los próximos meses están sentadas las bases para un ambiente de mayor apetito por riesgo o risk-on. Y debiera darse una rotación hacia regiones cuyos precios de activos están rezagados respecto de aquellos que más subieron el año pasado, como las acciones estadounidenses. Algo que también mencionamos como soporte a los activos de riesgo para este año, es que si bien, prácticamente todos los activos rentaron positivo en 2019, muchos con rentabilidades de dos dígitos, no pocos más de 20% y otros empinándose hacia el 30%, la participación de los inversionistas en este rally fue escasa. Los flujos netos a los mercados accionarios fueron negativos para el año, aquellos a los bonos moderados y liderando el ranking se situó la caja, cuasi caja o money markets. Hay liquidez, las tasas están en muy bajos niveles y la renta fija en general está cara, por lo que de mantenerse cierta estabilidad se daría una rotación hacia renta variable y específicamente a aquella que luzca más barata.

Los riesgos a este escenario relativamente benigno son un brote inflacionario con la consecuente alza en las tasas de interés, que se exacerbe la guerra comercial o algún otro conflicto entre las potencias y el escalamiento de conflictos geopolíticos. Otros riesgos menos visibles son una irrupción tecnológica disruptiva de magnitud o alguna consecuencia o efecto colateral de la masiva inyección de liquidez prevaleciente hace ya más de una década que se refleja en inmensos balances de los principales bancos centrales del mundo. ¿Cuándo y cómo se retirará? Por el momento los institutos emisores están focalizados en seguir siendo los prestamistas de última instancia y los bancos se prestan entre sí, lo que hace que un “cisne negro” o evento de riesgo sistémico sea poco probable.

Nuestra asignación de activos mantiene una sobre ponderación en renta variable versus renta fija. Dentro de las acciones aumentamos la posición en mercados emergentes, ya que las actuales condiciones de menor aversión al riesgo debieran favorecerlos.

 

Ver Informe completo

 

 

Las opiniones contenidas en el presente informe no deben considerarse como una oferta o una solicitud de compra o de venta, de suscripción o rescate, de aporte o retiro de ningún tipo de valores, sino que se publican con un propósito meramente informativo para nuestros clientes. Las proyecciones y estimaciones que se presentan han sido elaboradas por nuestro equipo de trabajo, apoyado en las mejores herramientas disponibles, no obstante, esto no garantiza que ellas se cumplan. La información contenida en este informe no corresponde a objetivos de inversión específicos, situación financiera o necesidades particulares de ningún receptor del mismo. Antes de realizar cualquier transacción de valores, los inversionistas deberán informarse sobre las condiciones de la operación, así como de los derechos, riesgos y responsabilidades implícitos en ella, por lo cual las sociedades de Compass Group y/o personas relacionadas (“Compass Group”), no asumen responsabilidad alguna, ya sea directa o indirecta, derivada del uso de las opiniones contenidas en este informe. Cualquier opinión expresada en este material, está sujeta a cambios sin previo aviso de Compass Group, quienes no asumen la obligación de actualizar la información contenida en él. Compass Group, sus personas relacionadas, ejecutivos u otros empleados, podrán hacer comentarios de mercado, orales o escritos, o transacciones que reflejen una opinión distinta a aquéllas expresadas en el presente informe.