c86404be-9b72-4ae9-a671-b7c1db9db872
Addendum

América Latina: Con la copa ad-portas

 

A propósito de la región, estamos a menos de una semana del comienzo de la versión número 46 de la Copa América.

Brasil, no está Neymar, pero hay equipo
Las cifras de crecimiento para los primeros tres meses del año de la economía más grande de la región, en su última publicación anotaron su primera caída trimestre contra trimestre, desde la última parte de 2016. No obstante, este dato se situó en línea con las expectativas del mercado y es una confirmación de la evolución de las expectativas de crecimiento que se vienen registrando semanalmente en la encuesta de mercado Focus. Esto producto de que, a fines de enero, luego de la ruptura de la presa de Brumadinho, controlada por Vale, muchas minas de la compañía interrumpieron sus operaciones por inspecciones más estrictas, generando que la minería fuera el principal detractor del crecimiento en los primeros tres meses del año.

Si bien el consenso, luego de la elección de Bolsonaro en octubre del año pasado, apuntaba a que la aceleración económica empezaría este año, la economía de Brasil aún no ha logrado revertir los efectos de la crisis económica del 2014, y las perspectivas apuntan a un débil crecimiento de 1.2% para 2019. Tal ha sido la preocupación de los actores económicos, sumado a una inflación benigna (expectativas en 4% para 2019), que ahora se espera que el Banco Central de Brasil retome las bajas de tasa de referencia Selic, actualmente en 6.5%. El gobernador del ente emisor, Roberto Campos Neto, sostuvo que es complicado justificar un recorte de tasas en este momento.

El catalizador que todos siguen esperando para recobrar el crecimiento de la economía es la reforma de pensiones, que ya empieza a mostrar avances. Sin embargo, ésta es una condición necesaria pero no suficiente, por lo que se espera se pueda dar impulso a otras reformas, como la del sistema tributario o aplicar medidas para lograr mayor grado de apertura comercial, lo que permitiría a la economía del país dejar atrás el débil crecimiento y recuperar el dinamismo del sector privado.

México, concentrados en la Copa Oro de la CONCACAF
Las preocupaciones de México están centradas en su relación con los países de América del Norte, luego de los tweets de Donald Trump, que en su particular estilo amenazó con imponer aranceles a México si este país no toma medidas para evitar la inmigración ilegal de mexicanos a EE. UU. Si no se lograba un acuerdo durante este fin de semana, el presidente estadounidense instauraría aranceles por 5% a todos los productos importados desde su vecino país el día de hoy. Las tarifas aumentarían hasta 25% en octubre si es que las acciones del gobierno mexicano no fuesen lo “suficientemente efectivas”. Afortunadamente para todos, durante el fin de semana se llegó a un compromiso que evitó la imposición de aranceles, y da paso para que se pueda firmar el acuerdo comercial USMCA, aunque los ruidos no están del todo disipados.

El IPC de México no reaccionó de manera tan negativa a la amenaza inicial; de hecho, cerró la semana del anuncio con ganancias de 0.2% en USD, principalmente por el soporte de valorizaciones atractivas y la fortaleza del peso mexicano de los últimos meses, incluso la semana pasada siguió con esta buena racha y la bolsa cerró la semana con ganancias de 1.2%. Hacia adelante la postura agresiva de Trump en torno al comercio internacional podría seguir siendo un dolor de cabeza para los mexicanos. Otro foco de preocupación evidente son los recortes de la calificación crediticia de México y la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (PEMEX) por parte de Fitch y Moody’s. Esto es especialmente relevante, ya que los bonos de la compañía perdieron el grado de inversión. Lo anterior, en conjunto con los ruidos tarifarios han generado una fuerte depreciación en el peso mexicano (más de 3%) al cierre del mes pasado, aunque luego de conocerse el arreglo, la divisa mexicana ha estado recuperado parte de su valor frente al dólar.

Argentina, tan binario como una tanda de penales
El escenario futuro para Argentina es altamente dependiente del resultado de las elecciones presidenciales de octubre próximo, en ellas se definirá si habrá continuidad a las políticas del gobierno de Mauricio Macri o si volverá a gobernar un presidente kirchnerista. En las últimas semanas vimos el anuncio de Cristina Fernández de postularse a la vicepresidenta con Alberto Fernández como presidente. Las encuestas muestran un amplio apoyo a la fórmula Fernández-Fernández, pero no lo suficiente como para evitar un balotaje contra el eventual candidato de la coalición de Cambiemos (Macri).

El calendario sigue avanzando hacia el 22 de junio, día en que vence el plazo para presentar la lista de precandidatos para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Los partidos trabajan en hacer alianzas antes del 12 de junio, fecha límite para el registro de las mismas. Aún resta mucho camino por recorrer y una vez que las candidaturas y alianzas estén definidas, el panorama empezará a aclararse. La incertidumbre electoral seguirá respondiendo a un escenario 50/50 y a la evolución de la economía argentina, particularmente de la inflación y el tipo de cambio.

Chile, con problemas de camarín
Para Chile, las perspectivas económicas se han ido corrigiendo a la baja en los últimos meses, influenciadas por una debilidad en la actividad minera durante el primer trimestre del año. Lo que llama la atención es el negativo desempeño de las acciones. El IPSA acumula una caída de más de 4% en dólares en lo corrido del año, posicionándose como el segundo mercado con peor desempeño de la región, detrás del argentino. Los motivos son los negativos resultados para las compañías locales al primer trimestre. Las firmas de retail y las empresas expuestas a materias primas han sido las más afectadas, por débiles ventas en tiendas por departamentos y caídas en los precios de la celulosa y el litio, respectivamente. Adicionalmente, el gobierno enfrenta dificultades para avanzar en su agenda de reformas, por conflictos con la oposición.

En adelante se espera una reaceleración de la actividad económica, gracias al crecimiento de la inversión. Asimismo, la mantención de condiciones financieras globales benignas favorece el escenario para el mercado local. A pesar de ello, el Banco Central en su última reunión de política monetaria, de manera sorpresiva recortó la tasa de referencia en 50 bps., justificándose en un escenario externo más complicado (conflictos comerciales latentes) y una actividad interna que no se ha podido recuperar, evidenciando brechas más grandes que las que se proyectaban a inicios de año.

Perú, esperando la consolidación del entrenador (y de una generación histórica)
En Perú, la actual administración anotó una importante victoria durante esta semana, obteniendo el voto de confianza por parte del Congreso (77 votos a favor, 44 en contra y 3 abstenciones). Esto es un shock positivo a la confianza de los agentes y se comenzaría a avanzar en las reformas, pues disipa los temores que podían desprenderse del posible cierre del Congreso y un llamado a elecciones anticipadas. Se gana espacio y tiempo, y aumenta el apoyo al presidente Vizcarra, pero prevalecerán las tensiones entre partidos políticos y el gobierno.

Colombia, muchos desafíos para el nuevo técnico
El panorama político para Colombia es un riesgo considerable. La semana pasada la Corte Constitucional rechazó las seis objeciones que hizo el presidente Iván Duque sobre la ley estatuaria de la Justicia Especial para la Paz (JEP). Con ello, el mandatario deberá firmar la norma de acuerdo con lo pactado por el gobierno anterior de Juan Manuel Santos y la desmovilizada guerrilla de las FARC. El dictamen es un golpe para la actual administración, que no ha sido capaz de demostrar tracción política y con menos de un año en el poder, ya acumula niveles de desaprobación cercanos al 60%. Contrario a la política, la economía va por buen camino, esperándose un crecimiento económico para 2019 de más de 3%, luego de años de bajo crecimiento en que la economía se vio presionada, principalmente por caídas en el precio del petróleo.

Este Addendum es un resumen de los recientes eventos económicos y políticos de la región. En unos días más publicaremos las Perspectivas de Largo Plazo para América Latina (Long Term Feet-On).

 

Las opiniones contenidas en el presente informe no deben considerarse como una oferta o una solicitud de compra o de venta, de suscripción o rescate, de aporte o retiro de ningún tipo de valores, sino que se publican con un propósito meramente informativo para nuestros clientes. Las proyecciones y estimaciones que se presentan han sido elaboradas por nuestro equipo de trabajo, apoyado en las mejores herramientas disponibles, no obstante, esto no garantiza que ellas se cumplan. La información contenida en este informe no corresponde a objetivos de inversión específicos, situación financiera o necesidades particulares de ningún receptor del mismo. Antes de realizar cualquier transacción de valores, los inversionistas deberán informarse sobre las condiciones de la operación, así como de los derechos, riesgos y responsabilidades implícitos en ella, por lo cual las sociedades de Compass Group y/o personas relacionadas (“Compass Group”), no asumen responsabilidad alguna, ya sea directa o indirecta, derivada del uso de las opiniones contenidas en este informe. Cualquier opinión expresada en este material, está sujeta a cambios sin previo aviso de Compass Group, quienes no asumen la obligación de actualizar la información contenida en él. Compass Group, sus personas relacionadas, ejecutivos u otros empleados, podrán hacer comentarios de mercado, orales o escritos, o transacciones que reflejen una opinión distinta a aquéllas expresadas en el presente informe.